NATALES - Durante la tarde del día de hoy recibimos la visita del nuevo Seremi de Justicia y Derechos Humanos, Fabián Mella, quien recorrió las dependencias de nuestra la Residencia Teresa de Calcuta, en Puerto Natales. "Sobre todo quería agradecer y animar al equipo a seguir", plantea. En una reunión cerrada con la nueva directora de la Residencia, Daniela Ponce, y la encargada de la unidad técnica, Elisa Faundez, se estipularon las principales complicaciones para llevar a cabo el trabajo, y las carencias del sistema de protección a nivel regional, donde la autoridad mostró gran disposición por generar cambios y acelerar los procesos necesarios. 

 

Atención Psiquiátrica

Como primera preocupación se plantea la urgencia de atención de niñas y niños con necesidades en salud mental. Si bien la Residencia funciona como un espacio de protección y resguardo para niñas, niños y adolescentes que han sido vulnerados, en la actualidad está recibiendo casos que requieren contención especializada y tratamientos extensivos en programas psiquiátricos, los cuales no pueden ser otorgados por la Residencia, ya que carece de esas competencias.  

Desde el cierre del Hogar Miraflores, se están recibiendo casos de Punta Arenas, que si bien contaban con una atención psicológica y psiquiátrica, o bien con un plan de medicación, ante cualquier eventualidad, la única respuesta posible es viajar a Punta Arenas para sus horas médicas o emergencias. Lo cual implica un desgaste del equipo, pero sobre todo, una atención ineficiente para el niño o niña que requiere atención y monitoreo más adecuado, que no implique seis horas de viaje para poder ser contenido y atendido de manera profesional.  

 

Única Residencia en la Región

Tras el cierre del Hogar Miraflores, en la Región de Magallanes se cuenta solamente con la Residencia Madre Teresa de Calcuta para recibir niñas, niños y adolescentes. Esto implica que ante cualquier caso de vulneración o abuso donde tribunal indique la colocación del niño o niña en una Residencia como medida de resguardo, la única alternativa es enviarle a Puerto Natales. Es así como la Residencia Calcuta ha estado recibiendo, desde fines del 2016, casos de Punta Arenas y Porvenir. A esto se le suma que muchos casos requieren atención especial y contención psiquiátrica; la cual no está contemplada dentro de las competencias del personal del Hogar Calcula, ya que ésta es una Residencia de vida Familiar, no un centro o internado especializado en Salud Mental o bien un Centro de rehabilitación conductual. Por normativa del mismo SENAME tiene un perfil de atención y un perfil de profesionales a cargo. Ante la carencia regional de espacios de cuidado especializado, se ha encontrado en la Residencia la alternativa de colocación para niños y niñas que simplemente no tienen otro lugar, pero que finalmente pone en riesgo a los mismos niños y niñas, como también al personal, que carece de las herramientas para proteger como correspondería a quienes salen de su perfil de atención. 

Esta situación fue planteada al Seremi y se ha reiterado que en el mediano plazo se contará con una residencia en Punta Arenas para darle a las niñas, niños y adolescentes de la capital regional el espacio que requieren, desde donde puedan además continuar con sus tratamientos en salud mental y ser monitoreados de manera directa, sin tener que viajar desde Puerto Natales a continuar con sus atenciones médicas a distancia. 

 

 

 

 

 

 

n Punta Arenas, Porvenir o