En Chile son miles las niñas y niños que necesitan una familia temporal que les brinde protección y afecto. El programa Familias de Acogida Especializada es una alternativa de colocación familiar que busca cuidar a niñas, niños y adolescentes que son retirados de sus hogares porque en ellos viven situaciones de vulneración, maltrato o abuso. Segun cifras del SENAME, el 77% de los niños y niñas menores de 3 años en cuidado alternativo está en residencias. Sólo un 23% de los niños y niñas menores de 3 años está en programa de familia de acogida. 

Esto es relevante porque durante los primeros 3 años de vida, el cerebro desarrolla el 90% de su tamaño adulto y desarrolla las estructuras que serán responsables del funcionamiento emocional, conductual, social y fisiológico para el resto de la vida. Las condiciones de las residencias, como la rotación de personal, la constante llegada de niñas y niños nuevos, hacen imposible que se generen los lazos y la estabilidad para que este desarrollo cerebral ocurra.

Por lo mismo, desde el año 2006 en Chile se establece una política que busca la desinternación de los niños menores de seis años. El mensaje es que todos los niños deben “desinstitucionalizarse” como modelo ideal, y ya no depender de residencias u hogares de niños y niñas del Sename, pero la realidad sigue siendo que las alternativas no son suficientes. El déficit de familias de acogida para recibir de manera voluntaria y temporal a niños que han sido vulnerados, y el poco consenso entre los actores del sistema de protección en cuanto a quienes deben asumir los cuidados de estos niños, fueron las principales falencias detectadas por especialistas de UNICEF (2013) para efectivamente lograr una desinternación de los niños y niñas de nuestro país.

 

Si queremos cambios a un sistema que maltrata, y a instituciones que no están funcionando para proteger a quienes lo necesitan, depende también de que estemos dispuestos a promover alternativas. Los beneficios de acoger a una niña o niño que lo necesita son muchos. 

¿Quién estaría dispuesto a abrir las puertas de su hogar y ser una Familia de Acogida? 

BENEFICIOS DE ACOGER:

  • Minimiza los efectos de la separación de la familia (de particular importancia en niños menores de 6 años)
  • Facilita la reparación del daño del que fueron víctimas, permitiéndole al niño/a ejercer sus derechos en un ambiente familiar afectivo y protector.
  • Brinda al niño/a la posibilidad de aprender formas positivas de relacionarse con otros.
  • Contextos similar
  • es al familiar favorecen un desarrollo sano (físico, cognitivo, lenguaje, social, emocional).
  • Es la modalidad para acoger a lactantes, por cuanto se sabe que, a esta edad, la satisfacción de las necesidades afectivas y de apego son fundamentales para un desarrollo físico y psicológico sano.
  • Acoger a un niño/a es una oportunidad para brindar cariño, protección y educación a quien más lo necesita, además de convertirse en una experiencia positiva y de crecimiento para la misma familia.
  • La relevancia de que un niño, niña o adolescente pueda ser acogido por un entorno familiar, a diferencia de ser derivado a una institución o residencia, recae en la posibilidad de mantener un entorno similar al que se quiere reparar. A partir de ello se plantea que hay una gran diferencia para el desarrollo emocional de un niño que tenga vínculos de apego específicos y un espacio que le brinde seguridad.


** Del 77% de los niños institucionalizados, con sólo un 14% de ellos se está en trabajo de acercamiento familiar, que consiste en restablecer el contacto con la familia de origen o la familia extensa.