PUERTO NATALES - Este miércoles 24 de mayo Solange Huerta, directora del Servicio Nacional de Menores - SENAME, visitó la Oficina de Protección de Derechos (OPD Puerto Natales) y la Residencia Madre Teresa de Calcuta, como parte de su breve recorrido por nuestra región. Pudo recibir las opiniones y preguntas de los niños y niñas del Consejo Asesor Municipal en la OPD, y los requerimientos de la Residencia Calcuta, la cual - tras el cierre del Hogar de Niños Miraflores en Punta Arenas - viene a ser la única opción residencial para niños, niñas y adolescentes vulnerados en nuestra región.

Paola González, directora de la Residencia plantea entre sus principales demandas que “fue importante hablarle de la apertura de un hogar en Punta Arenas, porque lamentablemente nos encontramos en un escenario complejo donde estamos siendo abiertos a casos a nivel regional, cuando somos un proyecto comunal. Y eso nos ha traído diversos problemas, porque desde el Cierre del Hogar Miraflores, nos encontramos recibiendo jóvenes que no conocíamos, y desde ahí se fueron gatillando muchos problemas hasta el día de hoy".

Derivaciones desde Punta Arenas

Pese al esfuerzo de contención, desde diciembre del año 2016 se han trasladado casos desde Punta Arenas, lo cual genera un desgaste importante en el equipo, el cual debe mantener la preocupación por los niños y niñas ya internos, sumando las tramitaciones vinculadas a nuevos ingresos de otra ciudad. Entre las complicaciones actuales están los viajes para asistir a las audiencias en Punta Arenas, los horarios de citas a primera hora, lo cual implica viajar el día anterior, y la internación de pacientes con trastornos psiquiátricos.

 

La situación se agudiza en tanto los casos derivados tienen un nivel de complejidad en temas de salud que no son posibles de abordar dentro de la residencia, y a su vez implican procedimientos judiciales fuera de la comuna, por lo que se demandan esfuerzos adicionales de traslado y logística en Punta Arenas, lo cual se traduce en un desgaste adicional para el personal. La preocupación está en el perder la atención de los niños y niñas que ya estaban en la residencia, y cómo la llegada de casos de alta complejidad, descompensaciones, impulsos violentos y momentos de crisis están afectando la convivencia entre quienes ya estaban en la residencia. 

"Las tías de verdad están muy cansadas, tengo un equipo técnico que está cansadísimo y se nota. Nuestro trabajo es intervenir con los niños, trabajar con ellos y con las familias, pero no nos da el tiempo. Si nos citan a audiencia a las ocho de la mañana, implica un viaje a Punta Arenas el día anterior, y si hay dos audiencias en un mismo día, me quedo sola sin equipo aquí. Acá hablamos de además de un tema de cansancio físico, es que tu dejas tu propia familia atrás, y claramente hay un desgaste total de todo el personal de residencia ante el cierre del Hogar Miraflores y la llegada de los niños y niñas de Punta Arenas. Hasta ahora, seguimos abiertos desde el Tribunal de Punta Arenas, y siguen llegando niños, entonces esto es una rueda que no va a parar”. 

En respuesta a esta situación, la directora nacional indica que "estuvimos en reunión con el señor intendente, viendo las posibilidades que existen en la región. Con lo que nos quedamos en términos de la necesidad actual y la urgencia de buscar un bien inmueble donde podamos generar una oferta residencia especializada dentro este año. Se visualizó un terreno y se espera que para este año, no más que este año, tener una oferta residencial especializada. Se requiere una intervención especializada, particularmente para el rango de preadolescentes, y espero el compromiso concreto de todos los actores de la región para que podamos cumplir este objetivo."

 

Crítica al Sistema de Protección en Chile

Ante la delicada situación de las Residencias en nuestro país, y la crítica generalizada por parte de la comunidad, la directora aprovechó la instancia para referirse al tema. “Lo que nosotros hemos dicho que no basta quedarse en la crítica, porque eso es muy sencillo. Aquí la mirada está en cómo nos comprometemos todos en términos de mejorar la situación de los niños que se encuentran en el sistema residencial o en general la red del Sename. Necesitamos el compromiso de todas las instituciones públicas entorno a este gran objetivo, pero también de los gobiernos regionales, también de los gobiernos comunales. Son residencias que existen dentro del territorio por las carencias que existen dentro del mismo territorio. De allí el llamado que uno hace es que todos nos comprometamos en generar mejores condiciones para nuestros niños.”

Paola Gonzáles tiene una mirada similar e invita a la comunidad a ser parte de la solución: "Yo llamo a la comunidad a conocer y colaborar. Siempre queda todo el mundo invitado, la puerta está abierta a la comunidad, y eso la comunidad lo sabe. Pero yo no tengo más que agradecer, a pesar de que una malas noticias hayan hecho que todas las Residencias seamos vistos de la misma manera, como negligentes, aquí en la comunidad sigue viniendo gente que se suma a ayudar, y creo que si bien en su momento afectó, la verdad es que siempre he agradecido a la comunidad de Natales porque acá uno solicita ayuda y siempre la tienes."

Finalmente la directora nacional de Sename destacó el trabajo de la Residencia Calcuta y agradeció su compromiso con la niñez en la región: “Se nota y se destaca que es un equipo tremendamente motivado y que aman el trabajo que están haciendo. Uno agradece eso, que esto se entienda esto como lo que realmente es: estamos marcando la vida de los niños que crecen en residencia. Así que destaco eso, la calidez y calidad humana del equipo. También me voy con las preocupaciones que mostraron sobre las carencias en ámbitos de salud, por ejemplo, de particulares complejidades en algunos casos en que efectivamente ellos requieren y demandan una intervención más especializada.”